Wednesday, November 23, 2005

Signos de agotamiento de las reservas mundiales de petróleo.


Según datos de la compañía petrolera Chevron y la British Petroleum, la humanidad ha consumido con vertiginosa rapidez, cerca de la mitad de todas las reservas mundiales de petróleo conocidas hasta hoy. La asombrosa cantidad de un millón de millones de barriles. Lo cual nos tomo alrededor de 125 años realizarlo. El consumo de petróleo dio inicio allá por el año 1858 cuando el Maquinista desempleado Edwin L. Drake, financiado por la Seneca Oil Company empezara a extraer petróleo de unos incipientes pozos que abrió en Titusville Pennsylvania. Poco después el magnate J. D. Rockefeller iniciaría uno de los emporios empresariales más importantes de la historia con su famosa Standard Oil, creada en 1870.

Haciendo una rápida cuenta aritmética entre lo que queda de reservas probadas y probables de petróleo, que aproximadamente son de entre 1.2 y 1.5 millón de millones y el consumo diario de petróleo del mundo, que es de 84.5 millones diarios, el resultado arroja, que nos quedan entre 40 y 50 años de petróleo en el mundo, eso si el consumo continua lineal y sin crecer. Pero según los datos de la Chevron Texaco, nos tomará tan solo 30 años mas, acabarnos lo que queda del petróleo en el planeta, debido al enorme aumento del consumo que cada año se incrementa en un 2%. El breve tiempo que nos queda de consumo de petróleo es, en términos de una generación humana, un instante. Aquellos niños que hoy estén cursando el primer año de primaria se encontrarán un mundo sin petróleo en los primeros años de su vida profesional.

¿Pero es que no queda más por descubrir? Prácticamente todo el planeta ha sido barrido con avanzados instrumentos de prospección una y otra vez, en busca de algún yacimiento de petróleo. Los lugares a los que se ha llegado en ese afán, abarcan desde las congeladas tierras el Norte de Canadá, los santuarios de Alaska y la Siberia de Rusia hasta las abismales aguas profundas del Golfo de México y Angola. Cada día es más difícil encontrar petróleo, cada vez es en yacimientos mucho más pequeños y cada vez es mucho más costoso su aprovechamiento. En la década de los sesentas se descubrían con facilidad hasta 40 mil millones de barriles al año en diversos yacimientos en el mundo. Pero esta tendencia ha declinado actualmente, hasta los 7 mil millones de barriles descubiertos al año. No estamos reponiendo ni siquiera la mitad de los 30 mil millones de barriles que consumimos al año.

Las compañías petroleras no han podido incorporar reservas importantes de petróleo a pesar de los esfuerzos en la búsqueda, lo que ha originado paulatinamente la reducción de los presupuestos para la exploración. Las petroleras han optado por comprar reservas existentes de otras compañías, a través de fusiones corporativas para evitar la caída de sus acciones bursátiles y la bancarrota. Aunado al problema de la dificultad de encontrar más petróleo en el mundo, las reservas de petróleo padecen otro grave problema que se debe al perverso manejo de los datos que hacen las empresas y estados petroleros con intereses propios. La OPEP fue blanco de severas críticas en la década de los ochenta, cuando súbitamente, todos sus miembros aumentaron el volumen de sus reservas para poder extraer más petróleo, debido a que las cuotas que se permitía extraer eran definidas por el tamaño de las reservas. Una buena parte del petróleo que reclama tener la OPEP es ficticio pero nadie puede entrar a escrutar los datos debido a la cerrazón de los Estados Árabes.

Por el lado de las empresas privadas también ocurre algo similar. Con el fin de mantener altas las cotizaciones de sus acciones, de ser rentables y atractivas, las grandes compañías también han caído en la práctica de falsear las estimaciones de sus reservas. Recientemente los directivos de la compañía Royal Dutch Shell, tuvieron que enfrentar un juicio legal después de que una auditoria externa, descubriera que los datos de las reservas estaban inflados. Esto origino que se le rebajaran alrededor de 4 mil millones de barriles a la Shell, los accionistas estallaron en cólera e interpusieron una demanda contra los responsables. Para tener una idea de la cantidad de petróleo que le fue restada a la Shell podemos decir que esa cantidad equivale más o menos a lo que contiene el segundo yacimiento más grande de México, el Ku Maloob Zaap. Una buena parte de todas las reservas de petróleo en el mundo no son más que barriles de papel por motivos financieros.

Lo crítico del agotamiento de las reservas de petróleo no radica en que si nos quedan 30 o 40 años de consumo de petróleo, sino cuando será el momento en que inicie el declive de la producción mundial porque eso afectará sensiblemente toda la economía del mundo. Según las teorías geológicas que describen el comportamiento de la producción de un pozo o de un campo o la de todo un país, es justo el momento en que se ha recuperado alrededor de la mitad del volumen total, cuando la producción empieza a declinar inexorablemente. Si la Chevron dice que nos hemos agotado cerca de la mitad de las reservas de petróleo del planeta, podemos suponer, que nos encontramos muy cerca del inicio de la declinación de toda la producción del mundo.